Técnicas del liderazgo

#5 – El Reino de la Hiena – No existen técnicas de liderazgo, lo que existen son formas de conceptualizar liderazgo.

Para comprender el significado de Liderazgo primeramente debemos comprender que Liderazgo no es Management. No existen técnicas de liderazgo, lo que existen son formas de conceptualizar liderazgo.

Es frecuente encontrar ejecutivos para los cuales la definición de liderazgo es casi un misterio y no pocas veces vemos como el mismo concepto de liderazgo es mal interpretado en las organizaciones. No es fácil conceptualizar un arte pero por medio a una herramienta intelectual llamada “caja conceptualizadora” podremos comprender algo complejo y complicado de forma sencilla y clara. 

¿Alguna vez has escuchado decir “hay que pensar fuera de la caja”?  Seguramente lo has oído pues es una forma muy común de afirmar que tienes que pensar diferente. No obstante, a menudo nos quedamos con eso de “pensar fuera de la caja” pero sin lograr ningún tipo de pensamientos diferentes a aquellos que ya teníamos.  Esto es normal pues podemos desear pensar “fuera de nuestra caja” pero no lo logramos hasta obtener “otra caja” para pensar.  La mente no logra capturar ideas complejas sin “cajas conceptualizadoras”.  

En esta serie de Liderazgo Transformacional ya hemos dado varios pasos y ahora llegamos a la entrada de los “Cuatro Reinos del Liderazgo”.  

La mayoría de los expertos en liderazgo están de acuerdo con relación a qué es Liderazgo. Aquello que suele variar es la forma de explicar. Personas como John C. Maxwell, Manfred Kets De Vries, Jim Collins, Robin Sharma, Daniel Goleman y otros, hablan más o menos de los mismos conceptos utilizando diferentes “cajas conceptualizadoras”. Pueden haber muchas formas de explicar liderazgo pues es la más antigua y fundamental de las habilidades humanas.

 

Con “Los Cuatro Reinos del Liderazgo” te será mucho más fácil capturar la esencia de “qué es Liderazgo” y “como construir liderazgo”. 

Sin perder de vista los pasos anteriores te invito a entrar al primero de estos reinos, el Reino de la Hiena.

Cada uno de los Cuatro Reinos del Liderazgorepresenta una forma de pensar, una mentalidad, una forma de definir Liderazgo.  Cuando decimos que no existen técnicas del liderazgo  es porque liderazgo no es management, no podemos enfocarnos en usar técnicas para que la gente nos siga. Eso estaría muy incómodamente cerca al concepto de manipulación. Al comprender qué es liderazgo nos damos cuenta que antes que poseer “técnicas” es más importante observar como conceptualizas liderazgo. Pues así como piensas, así eres. 

El Reino de la Hiena representa el más bajo de los cuatro reinos y aquí no encontramos líderes, únicamente encontramos “jefes”.  

La mentalidad en este Reino se basa en el egocentrismo, en el ego no resuelto y en la idea de que Liderazgo deriva de la posición en la jerarquía organizacional.

La hiena representa a aquellas personas que creen (de forma consciente o inconsciente) que Liderazgo es la posición jerárquica, el titulo, el cargo. En este Reino encontramos aquellas personas que anuncian que fueron nombradas Presidente, Vice-Presidente, CEO, Director, Gobernador, Manager, Jefe de… etc., etc. y por lo tanto ahora son los líderes!  Y por lo tanto (según la lógica de las hienas) deben ser obedecidas por aquellos que están abajo suyo en el organigrama.  “Tengo el derecho  de ser obedecida” — afirma la hiena con sus palabras y/o actos. 

Liderazgo es influencia y en este Reino la única herramienta utilizada para influenciar es el cargo, la posición jerárquica.   Recurrir al poder formal del cargo es la más pobre de las formas de influencia y una que no demanda Inteligencia Emocional. El Ego es el centro del pensamiento de la hiena y no debería sorprendernos que esta es la fuente de grandes problemas en la organización y a nivel personal. 

Aquellos que creen que el Liderazgo proviene del cargo tienden a sentir una fuerte necesidad de aferrarse a su cargo.  ¿Porque?   Porque es la única fuente de influencia que poseen. Porque del cargo obtienen su seguridad (ademas de sus beneficios contractuales). Por lo tanto la hiena busca los beneficios del puesto, sus derechos y el poder formal para hacer su voluntad.  Recordemos que la esencia de la mentalidad de la hiena es el egocentrismo y que el Ego Personal es el gran enemigo del liderazgo

Con el tiempo las hienas pueden llegar a sufrir un tipo de trastorno psicológico que es una consecuencia lógica de su forma de pensar.  Este trastorno se manifiesta cuando ademas de aferrarse al cargo la hiena pasa a  “identificarse” con el cargo.  ¿Sabes con quien estás hablando?  Es una típica pregunta de la hiena.

Hace algún tiempo viajaba a menudo a Londres, Amsterdam y Paris por trabajo. Recuerdo una ocasión, en el aeropuerto de Schipol Amsterdam, cuando un hombre hiena muy nervioso se manifestó. Su vuelo estaba retrasado debido a una gran tormenta de nieve, cosa relativamente común durante los inviernos en la capital holandesa.  La encargada del balcón de KLM no podía hacer nada, pero este hombre levantaba la voz insistiendo para que la oficial de la linea aérea lo ayudara. En un momento de exasperación este hombre hiena dijo:

— “Señorita, usted debe ayudarme!  ¿¡Usted sabe con quien está hablando!? ¿¡Usted sabe quien soy yo?!”  

En ese momento la empleada de la linea aérea lo mira y con compasión responde:

— “Si señor. Lo ayudaré inmediatamente”.   Toma el micrófono y anuncia en la sala:

— “Atención pasajeros del vuelo KL789 a Londres. Se encuentra aquí en el balcón un pasajero que afirma no saber quien es. Si algún familiar o conocido se encuentra en la sala por favor acérquese inmediatamente al balcón para identificarlo.”

Esa hiena estaba identificada con su cargo, sea cual fuera el cargo que ese hombre ostentaba. Al final nadie supo quien era, pero él había pensado que su cargo podía ejercer poder sobre la funcionaria de la linea aérea. Cuando la hiena pregunta de forma retórica si “sabemos con quien estamos hablando” es porque está intentando arrastrarnos hacia su fantasía e intentando ejercer el poder formal que imagina tener sobre los otros, inclusive sobre aquellos fuera de su organización.

Al momento en que la hiena se identifica con el cargo su lucha es más encarnizada, pues teme perder no solamente el cargo (con todos los beneficios que este le otorga), sino teme aun más perder parte de aquello que ha pasado a ser su propia identidad.  

El cargo es la fuente de influencia y seguridad que tiene la hiena! El cargo es uno de las “etiquetas” que la hiena necesita para identificarse y tener auto-estima.  La hiena ha trabajado duro, por años, para ganar la posición que ocupa, con sus beneficios, status y aparente seguridad económica.  Y ahora que obtuvo la posición de “líder” nadie lo moverá de ahí! La hiena hará todo lo que pueda para defender lo que es “suyo”. Utilizará el propio cargo para ejercer y mantener su poder.

El problema en el Reino de la Hiena es que cuando las personas trabajan con un jefe enfocado en el ego, que devalúa constantemente a los otros y además se enfoca únicamente en sus derechos y beneficios, estas personas dan lo mínimo. La organización sufre de diferentes formas bajo una hiena, aquí apenas dos formas:

1 La hiena siempre recibe el mínimo esfuerzo de parte de su equipo.

2La hiena causa una gran Rotación de Personas en su organización.

Alta Rotación y recibir el mínimo esfuerzo es una formula para el fracaso en liderazgo. 

En la historia humana no se registra casos donde un grupo de personas dando lo mínimo han logrado grandes cosas.  Por eso podemos decir con toda certeza de que no existe una organización performando al nivel “8” si sus líderes están apenas a nivel “4”. Si el liderazgo es pobre, el desempeño será pobre. 

Es muy importante comprender que Liderazgo no es la Posición. Cuando comprendamos esto (con la mente y con el corazón) podremos cambiar de forma de pensar y conquistar el Reino de la Hiena. Unicamente conquistando este Reino podremos continuar nuestro viaje hacia el siguiente destino, el Reino del Perro.

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo