#10 – Liderazgo universal, Alejandro III el Grande.

#10 – Liderazgo universal, Alejandro III el Grande.

En el post anterior (#9) vimos, a modo de preámbulo a nuestra entrada al Reino del Leon, a Ciro II y aquello que consideraba lo más difícil de encontrar.  En este post veamos aquel hombre considerado como el mayor estratega de la historia y uno de los hombres que más definieron el destino de nuestra civilización.  Alejandro III el Grande, conocido como Alejandro Magno, fue el primer hombre a pensar universalmente, el primero a ejercer un Liderazgo Universal. 

Si estás siguiendo esta serie de artículos en Liderazgo Transformacional en secuencia ya has recorrido un buen camino y estoy seguro tienes mayor claridad sobre el significado de Liderazgo. 

La definición de líder, el significado de liderazgo, qué es ser un líder y cuales son los pasos para ser un buen líder siempre fueron cuestiones que intrigaron a los griegos y a otros pueblos antiguos, y también a las empresas y organizaciones modernas. 

En la historia de la humanidad Alejandro fue prácticamente el único que ha cumplido tantas de las características del liderazgo, ha encarnado de forma tan consistente el concepto y significado de liderazgo y ha sido tan definitivo para la historia de la humanidad que durante muchos siglos fue considerado un dios por pueblos del Medio Oriente y de Asia.  Seguramente no era un dios, pero llego a parecerse y a pensar como si se tratara de uno.

 Estudiando para una conferencia sobre Estrategia y Liderazgo en Uruguay encontré una maravillosa pieza histórica: El discurso de Alejandro a los Griegos y a los Persas (a quien los primeros llamaban “barbaros” y con quienes tenían una larga y amarga historia de rivalidades y guerras).

El discurso fue dado cuando Alejandro Magno había llegado al zenit de su poder y poseía todos los títulos que anteriormente habían sido del Gran Rey Ciro II, ademas de los títulos de Faraón de Egipto y Rey de Macedonia. El histórico discurso fue dado durante un casamiento colectivo, organizado por Alejandro para unir a los pueblos, y en el cual participaron miles de sus oficiales griegos y miles de persas.  El gran casamiento universal se dio a las afuera de Babilonia hace más de 2,300 años.

Estas palabras nos recuerdan que en medio a esta gran Crisis de Liderazgo del Siglo XXI necesitamos con urgencia líderes que piensen en el bien universal, así como lo hizo por primera vez Alejandro. 

El historiador Lucio Flavio Arriano cuenta que el joven rey (32) y sus invitados bebieron vino de la misma copa y derramaron libaciones, y tanto los sacerdotes griegos como los magos persas oficiaron en la ceremonia. El rey rogó por bendiciones para todos ellos, y sobre todo para que existiera armonía y grata convivencia entre griegos y persas. Y dijo:

Ahora que las guerras llegan a su fin mi deseo es que todos vivan felices en paz. De ahora en más que todos los mortales vivan como un único pueblo, en armonía, trabajando por el bien de todos. Vean al mundo como su casa en común, con leyes en común para todos, donde gobernarán los mejores independiente a su raza u origen.

A diferencia de los que tienen mente corta yo no hago diferencia ente Griegos y Barbaros. El origen de las personas, su raza o lugar de nacimiento no son de mi interés. Solamente tengo un criterio

para diferenciar a los hombres – su virtud.

Para mi cualquier buen extranjero es un griego, y cualquier mal griego es peor que un bárbaro. Si ocurren disputas entre ustedes no deberán recurrir a las armas, las resolverán en paz. Si necesario, yo arbitraré entre ustedes.

Vean a Dios no como un déspota autocrático, sino como el Padre común de todos. Así vuestro comportamiento será como el de hermanos de una misma familia.

De mi parte considero a todos como iguales, sean blancos o de piel oscura. Y me gustaría que todos sean no solamente ciudadanos de mi mancomunidad sino participantes y compañeros. De mi parte haré todo lo que esté en mi habilidad y trabajaré para mantener mi promesa. Recuerden como símbolo de amor este juramento que esta noche tomamos con libaciones“.

El relato más conocido dice que quienes tomaron parte en el banquete fueron 9,000 personas, que todos ellos derramaron una libación, y que después entonaron juntos un himno a Dios.

Alejandro murió poco después en circunstancias misteriosas. Alejandro había iniciado sus inimaginables y épicas conquistas siendo un joven Rey de Macedonia a los 20 años. Murió con 32 años luego de conquistar todo el mundo conocido, marchar con sus ejércitos por 20.000 kilómetros, nunca sufrir una derrota y cambiar el destino del mundo para siempre. 

El joven rey que acostumbraba vestir un yelmo en forma de cabeza de Leon cuando cabalgaba en primera fila en su corcel Bucefalo fue proclamado Faraón de Egipto, Rey de Anshan, Rey de Media, Rey de Babilonia, Rey de Sumer, de Akadia, Rey de la Tierra,  Rey de Reyes, Hegemon y Strategos de Grecia y Gran Rey del Imperio Persa Aquemenida. 

Según algunos historiadores Alejandro, por su liderazgo, por su mente estratégica, por sus ideas universales, sus actos, sus proezas heroicas y su legado histórico, fue el único entre los hombres que merece portar el titulo de “Grande” al lado de su nombre.

Te invito a seguir el camino y entrar al ultimo de los Cuatro Reinos del Liderazgo, el Reino del Leon. 

 

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#9 – Lo más difícil de encontrar en un líder, según Ciro el Grande.

#9 – Lo más difícil de encontrar en un líder, según Ciro el Grande.

Si estás siguiendo esta serie de artículos en Liderazgo Transformacional en secuencia ya has recorrido un buen camino y estoy seguro tienes mayor claridad sobre el significado de Liderazgo.  Pero antes de entrar al cuarto y ultimo de los Cuatro Reinos del Liderazgo, el Reino del Leon, me gustaría hacer un pequeño “preámbulo” y compartirte sobre dos personajes de la historia: Ciro II el Grande, y Alejandro III el Grande.  

Ambos reconocidos como los mayores líderes de la antigüedad (por detrás únicamente de Jesus de Nazaret) y en el caso de Alejandro reconocido ademas como el mayor estratega de todos los tiempos. 

La definición de líder, el significado de liderazgo, qué es ser un líder y cuales son los pasos para ser un buen líder siempre fueron cuestiones que intrigaron a los griegos y a otros pueblos antiguos, y también a las empresas y organizaciones modernas. 

 En esta búsqueda por ejemplos de buen liderazgo y por responder qué es ser un líder Jenofonte, un strategos griego, héroe, alumno de Sócrates e historiador, eligió al Gran Rey Ciro como una fuente de inspiración.  Una de sus obras más conocidas es una biografía del Rey de Persia llamada  Ciropedia. El mismo Ciro es citado por la Biblia en el “Libro de Isaias” como siendo justo, sabio y poderoso  (era el rey que había liberado a los judios del cautiverio Babilonio).

Se suele decir que “Roma no se ha construido en un día”, pero el liderazgo de Ciro II fue tan grande que estuvo muy cerca de tal proeza cuando construyó el imperio Persa Aqueménida en apenas 10 años. Larry Hendrick en su libro “Ciro el Grande por Jenofonte: El Arte del Liderazgo y de la Guerra” pone en boca del rey persa esta observación:

“En mi experiencia, las personas que responden a la buena fortuna con modestia son más difíciles de encontrar que aquellos que enfrentan la adversidad con valentía”

Ciro está afirmando aquí que algunos enfrentan los momentos difíciles de la vida con valentía, pero que más raras son aquellas personas que toman el éxito con modestia y humildad.

Modestia, auto-control y humildad son más impresionantes que la misma valentía. Esa era la opinión de Ciro el Grande, el hombre más poderoso de la tierra en su momento. Y esto fue tomado por Jenofonte en su “Ciropedia” como guía y ejemplo de inspiración para sus compatriotas griegos.

Estamos por entrar al Reino del Leon y es importante notar que no mucho ha cambiado desde los tiempos del Imperio Persa pues vivimos en una época donde se considera que aquel que más posesiones acumula es aquel que está ganando “el juego de la vida”. Nos olvidamos que los grandes y verdaderos líderes de la historia nos advirtieron que el camino superior es el de la humildad y la modestia.

¿Quien nos habla de esto hoy en día? Buscamos por todos los lados y vemos que hasta aquellos que enseñan liderazgo equiparan el éxito con el poder económico o las posiciones materiales.

No obstante, el verdadero éxito de un ser humano está en conocerse a si mismo, en no engañarse con las ideas del mundo, en ser independiente en pensamiento, en no necesitar reconocimiento, en disminuir su necesidad de obtener cosas y por lo tanto ser libre! 

Unicamente no estando atado al éxito material un líder podrá liderar al nivel que exige el Reino del Leon, al cual estamos por entrar. 

Tal vez Ciro, Jenofonte, Sócrates, Alejandro, Jesus de Nazaret y otros estén equivocados y tienen razón la cultura materialista, los Trumps, las Kardashians, Louis Vuitton y aquellos que nos prometen enseñar a pensar como billonarios. Pero tal vez no…

Asegurate de no ser confundido, pues el Liderazgo se trata de destino, y si nos equivocamos de camino, nos equivocamos en todo.

Es conocida la anécdota donde Golda Meir, primera ministra de Israel, dice a su general Moshe Dayan “no seas modesto, no eres tan importante”.  Y como el que escribe tampoco es tan importante mejor preguntar sobre la modestia al hombre que poseía el titulo de Rey de Persia, Rey de Anshan, Rey de Media, Rey de Babilonia, Rey de Sumer, de Akadia y “Rey de las Cuatro Esquinas del Mundo”, el Gran Rey Persa Ciro II”:

“Exito debe traer consigo mayor amabilidad, generosidad y justicia; únicamente las personas perdidas en la oscuridad aprovechan el éxito como una ocasión para ser más codiciosas” – Ciro II el Grande

Pronto veremos como este pensamiento de Ciro y el discurso de Alejandro en el siguiente post tienen ligación directa con el ultimo y más alto de los Cuatro Reinos del Liderazgo, el Reino del Leon.

Si te gusto este articulo “9. Lo mas difícil de encontrar en un líder, según Ciro el Grande, te invito a compartirlo con tus contactos. 

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#8 – El Reino del Búfalo. Qué es liderazgo y como construir liderazgo.

#8 – El Reino del Búfalo. Qué es liderazgo y como construir liderazgo.

Estamos en el octavo articulo de esta serie en Liderazgo Transformacional.  Si has leído los posts anteriores ya tendrás una idea de que Liderazgo no es Management y también conoces las bases del verdadero significado de liderazgo.  

Hoy te invito a entrar al Reino del Búfalo donde encontraremos la segunda base del liderazgo siendo aplicada, el “ser el ejemplo”.  Recién en este reino encontramos los equipos de alto rendimiento pues aquí encontramos aquellos líderes que lograron pasar de la mentalidad de “tu y yo” a una aun más profunda: la mentalidad de “nosotros”.    

Recordemos que cada Reino representa una forma de pensar, una mentalidad y  una forma de definir Liderazgo. 

Ya hemos visitado el Reino del Hiena y el Reino del Perro; reinos que marcan la mitad del camino evolutivo del líder. 

Si el líder continua creciendo la organización también podrá continuar creciendo. Si el líder deja de crecer pronto se transformará en un obstáculo y en una limitación para su organización, para su familia y para su propio potencial como ser humano. 

Cuando hablamos de un camino evolutivo del líder nos referimos al proceso de construcción de carácter, no a una simple evolución intelectual o a un cambio de posición jerárquica. Porque casi todos conocemos a personas de gran intelecto pero cuyas habilidades de liderazgo son muy pobres a causa de una baja Inteligencia Emocional. Este fenómeno es frecuente debido al gran énfasis que muchos ejecutivos ponen en su desarrollo intelectual y académico (el hemisferio izquierdo del cerebro) y la poca atención que alocan al desarrollo del carácter personal (i.e. manejo del ego, Inteligencia Emocional, hemisferio derecho del cerebro).

No obstante, el crecimiento en Liderazgo es similar a una metamorfosis. El camino de liderazgo es una transformación del ser, un cambio de mentalidad y se basa en la construcción del carácter.

George Bernard Shaw, dramaturgo irlandés, utilizó la lógica cuando afirmo que:  

 

“Todo progreso es cambio y aquellos que no logran cambiar su forma de pensar no logran cambiar nada”.

Luego de superar el Reino de la Hiena y conquistar el Reino del Perro, el líder debe continuar su viaje y por medio a la evolución personal cambiar una vez más su forma de pensar. 

Aunque en el Reino del Perro el líder ya ha comprendido y basado su liderazgo en las relaciones de confianza e integridad todavía existe mucho espacio para continuar evolucionando.  El líder debe dar resultados e inspirar a otros y para hacerlo debe conquistar el Reino del Búfalo.

El Búfalo es un animal que piensa en grupo, trabaja en equipo y siempre lo vemos en manada. El Reino del Búfalo representa aquellos líderes que han comprendido (con la mente y con el corazón) que su trabajo no se finaliza después de haber construido un buen clima organizacional y haber  establecido relaciones genuinas e integras con su gente.  El Reino del Búfalo representa al líder que ha dejado de pensar en “yo-yo” como la hiena, evolucionó al “tu y yo” del Reino del Perro y ahora comprende que el verdadero Liderazgo Transformacional  se trata de “nosotros”.   

Mientras la base de la Hiena es el Ego, la del Perro es el valor del ser humano y su capacidad de escuchar y formar relaciones, la base del Búfalo es el pensamiento colectivo de “nosotros” y el Ejemplo personal.  

Ojo, el líder no abandona los Reinos conquistados. El Reino del Búfalo se construye sobre la base del Reino el Perro y sin necesitar negar el poder formal que posee por medio al cargo (el Reino de la Hiena).

El líder Búfalo es aquel que ademas de crear un buen clima entre las personas entrega resultados concretos.  El líder Búfalo hace con que las cosas ocurran y es el primero a estar dispuesto a dar el ejemplo.  ¿Recuerdas la historia del post #2, Protesilao desembarcando en Troya?

La mayor parte de la gente habla de “trabajar en equipo”, de que “juntos somos más”, y cosas similares, pero se necesita un verdadero creyente en el poder de “nosotros” para dar los resultados que se necesitan y llevar la organización hasta este nivel. 

El liderazgo del Búfalo (incompatible con el “Ego Personal) marca el standard de como la gente debería actuar y lo hace demostrando visualmente, siendo el ejemplo vivo de aquello que habla.

 

El significado de Liderazgo: ser y dar el ejemplo.

 

Si recuerdas la historia del ataque a la colina “Hamburguer Hill” (post #7)  y como el comandante a cargo respondió a la pregunta de “porqué lo hacia”, esta historia abajo te servirá para comprender la importancia del ejemplo:

Douglas MacArthur fue el oficial más condecorado durante la Primera Guerra Mundial combatiendo en la 84ª Brigada de Infantería en la ofensiva de Meuse-Argonne. “Liderar desde el frente” era una política personal de MacArthur que le ganó la confianza y el apoyo incondicional de sus hombres, pero le supuso también varias heridas de guerra, y debido al hecho de que se negaba a ponerse la máscara antigás hasta que todos sus hombres la llevasen, tuvo problemas respiratorios durante el resto de su vida. En cualquier caso, al final de la guerra era el oficial más condecorado del ejército y el jefe de división más joven.

En una ocasión sus soldados estaban por atacar a una trinchera alemana y MacArthur llama a su capitán.  Lo separa y mirándolo a los ojos le dice:

—“Capitan, cuando vea la señal luminosa dando la orden de atacar… quiero que usted sea el primero a escalar esta trinchera. Usted debe ser el primero a enfrentar las ametralladoras alemanas. Cuando sus hombres vean su valentía y vean que usted es el primero… ellos lo seguirán.” 

En ese momento el capitán probablemente sintió la gran responsabilidad y sacrificio que significa ser el líder. Así como Aquiles, Protesilao o como el comandante de la 101 en Hamburguer Hill. Así como tanto otros líderes que comprendieron que en el momento del peligro el líder debe ser el  primero a dar la cara.

Antes que el capitán hablara MacArthur alcanzó la solapa de su uniforme  desprendiendo una de sus medallas obtenidas por el valor demostrado en combate. Miro al capitán a los ojos y mientras lo condecoraba anticipadamente dijo:

— “Yo lo he hecho por ti en el pasado, ahora ve y haz tu por tu gente…”

Con este gesto memorable MacArthur estaba pidiendo a su capitán que lo imite, que asuma el duro trabajo de ser el ejemplo para otros.  Un verdadero líder nunca pensaría en no ser el primero en sacrificarse. 

Aquellas organizaciones lideradas desde el Reino del Búfalo son fuertes, tienen buen clima, crean sentimiento de pertenencia, dan resultados concretos y poseen líderes que dan el ejemplo y marcan el standard visualmente. 

 El premio Nobel Albert Schweitzer luego de dedicar gran parte de su vida a abrir hospitales en Africa decía:

“Ser el ejemplo no es la principal forma de influir a la gente. Es la única forma”.

Liderar significa mostrar el camino con palabras y con acciones.  Como dice el gran experto en Liderazgo John C. Maxwell “el líder es aquel que conoce el camino, recorre el camino y enseña el camino”.

En una era donde la mayoría vive para sus propios intereses egocéntricos, donde las relaciones humanas fueron substituidas por contactos electrónicos y avatares, donde liderazgo es sinónimo de management y sacrificio es una palabra que muchos evitan, iniciamos a comprender porqué Liderazgo es una de las habilidades más raras en una organización.  

Si conquistas el Reino del Búfalo y decides continuar creciendo para llegar al Reino del Leon ciertamente te transformarás en una persona poco común! 

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#7 – En Liderazgo existe solamente una forma de ser confiable: ser confiable 100% de las veces.

#7 – En Liderazgo existe solamente una forma de ser confiable: ser confiable 100% de las veces.

Tropas americanas del tercer batallón de la 101 Aerotransportada habían detectado la presencia de tropas enemigas en lo que se denominaba simplemente colina 937, en el Valle de Ashau, a pocos kilómetros de la frontera con Laos. Era el 11 de Mayo de 1969. Pocos días después esta desconocida colina pasaría a la historia con el infame nombre de “Hamburger Hill”. 
 
El tercer batallón recibió la orden del Alto Mando de tomar la posición enemiga.  Sin embargo estos estaban establecidos en la cima y por lo tanto en posición de gran fortaleza. 
 
El batallón debería atacar la posición enemiga de frente y subiendo la colina. Esta situación dejaba en claro que el precio a pagar seria alto. Pero terminó siendo más alto de lo que se esperaba pues en una semana 212 soldados del tercer batallón fueron muertos y otros centenares heridos. 
 

Muchos años después el comandante Marine que había estado a cargo de la operación compartió sus sentimientos en una entrevista. Relató al entrevistador la lucha interior que tuvo durante la noche previa al ataque. Contó como estando en medio a la oscuridad y preparándose para iniciar el ataque tuvo una súbita realización: 

—“Mire para arriba y vi la colina en medio a la penumbra de la noche… Analizamos durante horas como deberíamos tomarla. Analizamos todas las formas y vimos que cualquier plan produciría muchas muertes, tal vez la mía. En silencio, en la oscuridad, quedé pensando: ¿Porque lo hago? Pues no había duda que sí lo haríamos. En ningún momento pensé en volver atrás. Pero, ¿porque lo hacía? Y de repente encontré la respuesta adentro mío: Porque soy un Marine! Mis compañeros confían en mi y siempre, siempre, cumplo mi trabajo. Soy confiable el 100% de las veces! Lo hago porque mis compañeros cuentan conmigo y confían totalmente en mi!”

La confianza es la base del Liderazgo.  No existe liderazgo si el líder no logró establecer la confianza en su equipo. Y existe solamente una manera de ser confiable: serlo 100% de las veces.  
 
Aquellas personas que tendrán éxito por mucho tiempo, a largo plazo, han aprendido a ser muy consistentes en sus fortalezas, en su desempeño, en su profesionalismo. 
 

Ser profesional es ser confiable, y ser confiable es ser consistente.

 
 

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#6 – El Reino del Perro. Qué es liderazgo y cómo construir liderazgo.

#6 – El Reino del Perro. Qué es liderazgo y cómo construir liderazgo.

Estamos en el sexto articulo de esta serie en Liderazgo Transformacional.  Si has leído los posts anteriores ya tendrás una idea de que Liderazgo no es Management y también conoces las bases del verdadero significado de liderazgo. La semana pasada presentamos una herramienta, una “caja conceptualizadora” y llegamos al primero de los Cuatro Reinos del Liderazgo, el Reino de la Hiena.  

Vimos que en el Reino de la Hiena no encontramos líderes, únicamente encontramos “jefes”. Hoy te invito a entrar al Reino del Perro donde encontraremos la primera base del liderazgo siendo aplicada, la confianza.  Recién en este reino encontramos los líderes por la sencilla razón de que sus habitantes han superado la mentalidad egocéntrica para reconocer que la vida se trata de “tu y yo”.   

 

Recordemos que cada Reino representa una forma de pensar, una mentalidad y una forma de definir Liderazgo. 

Cuando reconocemos vía el intelecto y vía el corazón (i.e. cambiamos de forma de pensar) de que Liderazgo no es dado por la posición jerárquica, o por el titulo, entonces ya estaremos con un pie afuera del Reino de la Hiena y uno adentro del Reino del Perro. 

Cómo construir liderazgo

El Reino del Perro representa a aquellos líderes que comprendieron que el verdadero liderazgo se basa en las Relaciones, en la Confianza y en la Ratificación.

Una vez que al líder le “cae el veinte” (“se da cuenta”) de que existe otro ser humano delante suyo; uno que también tiene sueños, fortalezas, debilidades, miedos, sentimientos, familia, dificultades y luchas, entonces, y recién entonces, podrá establecer una relación genuina con esa otra persona.  

Importante notar que es el rol del líder iniciar la conversación y esta debe ser abierta y proactiva.  ¿Porqué lo hace?  Porque genuinamente le interesa la gente. 

Todos sabemos que las relaciones humanas son complicadas y muchas veces desafiantes, pero el verdadero líder nunca pierde de vista que las relaciones humanas son la base del liderazgo. Aquí veremos la lógica de porque es así. 

El verdadero poder del líder no está en el cargo (aunque el cargo  es una buena plataforma para iniciar el camino de liderazgo). El verdadero poder del líder es aquel que recibe de parte de sus seguidores.   

Aquel que logra conquistar el Reino del Perro es el líder al cual interesa el ser humano y por lo tanto invierte tiempo en su gente, busca conocerlos y se interesa genuinamente por sus vidas.  

A medida que esto ocurre las personas perciben el interés genuino del líder y estarán dispuestos a establecer una relación.  

Es aquí donde surge el gran desafío para el líder! Para formar relaciones el líder debe tener el poder de hacerse vulnerable.  Puede parecer una contradicción el mezclar  “poder” y “vulnerabilidad” en la misma frase, pero esta es una paradoja del liderazgo. 

Aquel líder que sea suficientemente seguro de si mismo (recuerda el enemigo del liderazgo) para hacerse vulnerable demostrando su humanidad podrá generar una apertura similar en su gente.  Las relaciones entre el líder y el seguidor deja de ser una relación egocéntrica donde el jefe piensa en sus intereses y pasa a ser de dos vías (tu y yo). Como el líder es aquel que debe dar el primer paso este debe estar cómodo en una posición de vulnerabilidad. Unicamente los fuertes se pueden hacer vulnerables y permanecer seguros. 

Cuando la gente reconoce a su líder como un ser humano y comprueba que es integro entonces naturalmente se producirá confianza.  Integridad y Liderazgo van siempre de la mano.  El líder debe ser integro, no perfecto.  Integridad es ser transparente y coherente. La relación entre personas integras siempre genera confianza. Recordemos que Confianza es la base del Liderazgo e Integridad es la base de la Confianza.  

Cuando sentimos confianza y comprobamos la integridad del líder estaremos dispuestos a pasar a ser “seguidores” y con las palabras o con las acciones diremos:  “confío en ti, dime adonde vas y te seguiré”.  

En ese momento mágico (que se da únicamente entre seres humanos) el verdadero poder es traspasado al líder. Cada uno de los seguidores darán su cuota de poder y de libertad al líder, para que el (o ella) los guíe hacia el futuro.  Hay una diferencia significativa entre el poder formal del cargo y el verdadero poder otorgado por los seguidores al ratificarlo como líder.

Más tiempo invertimos en una relación más confianza generaremos y más seguidores tendremos. A quien no interesa la gente y no invierte tiempo en las personas, en las relaciones, no puede liderar. Podríamos mandar con el poder formal (como en el Reino de la Hiena), pero no tendríamos seguidores y tampoco el permiso para guiarlos.

El diario de infantería del ejercito Americano dice:

“Ningún hombre es un líder hasta que su nombramiento es ratificado en los corazones y mentes de su gente”.

El poder que el líder recibe por medio a la ratificación, a la confianza en su integridad y buena voluntad, no tiene precio. 

Pero una vez iniciado el proceso los seguidores quedaran atentos a como el líder utiliza el poder concedido. Si lo hace para el bien común la confianza aumentará y más poder será concedido. 

Sin embargo, si el líder utiliza este poder para beneficio propio los seguidores retiraran su confianza pues han descubierto que el líder no era tal, sino apenas una “hiena” disfrazada de “perro”. En este caso no ocurrirá una ratificación sino una rectificación. 

Las organizaciones lideradas con la mentalidad del Reino del Perro poseen un ambiente muy diferente a aquel que vemos en el Reino de la Hiena. 

En el Reino del Perro las personas no tienen temor al jefe sino confianza en el (o ella). Por lo tanto el clima laboral en el Reino del Perro es positivo, es bueno y estimulante. Aquí no se necesita perder tiempo y energía imaginando lo peor o buscando protegerse por medio a “política de oficina”. Las personas trabajan juntas y en harmonía.

Mientras que en el Reino de la Hiena el enemigo se encuentra literalmente adentro de la organización, en el Reino del Perro el enemigo está afuera.  Las personas se sienten tranquilas para enfocarse en su trabajo, contribuir con su energía y poseen sentido de pertenencia.  Aquí se cumple aquello que dice el proverbio Africano:

 

“Si no hay enemigos adentro, el enemigo afuera no tiene poder”

En el Reino del Perro la principal habilidad es saber escuchar pues el líder ya se ha dado cuenta del valor intrínseco del ser humano.

En este punto encontramos el gran abismo entre la forma de pensar de la “hiena” y la del “perro”. Esta gran diferencia fundamental está en el valor que cada uno asigna al ser humano.

Esta anécdota final de Nelson Mandela nos habla de aquella que es probablemente la principal característica del Liderazgo Transformacional y del Reino del Perro: el valor asignado al ser humano:

Sudáfrica acababa de elegir a Nelson Mandela como presidente y luego de décadas bajo el sistema Apartheid (sistema político social basado en el racismo) el país necesitaba cambiar. 

Mandela era presidente desde hacia pocas semanas y decide invitar a un importantísimo líder empresarial sudafricano para desayunar en su residencia y platicar sobre como gobernar la nueva Sudáfrica post-apartheid.

Peter — así se llamaba el empresario — recibió la invitación presidencial y con gran expectativa fue a la casa de Mandela. Como era su costumbre llamó a su chofer, un hombre negro, y se dirigió a la residencia del mandatario. 

En un libro publicado posteriormente Peter nos cuenta:

— Me sorprendió que al llegar Mandela ya estaba en pórtico esperándome. Fue el mismo presidente el que abrió la puerta trasera del auto para recibirme con una sonrisa.  Me invitó a entrar y fuimos a la sala donde nos sentamos en una mesa redonda preparada para el desayuno.   No habían pasado dos minutos cuando el presidente Mandela me pregunta si había venido solo o si esperábamos más gente de mi empresa.   Le dije que había venido solo.  El Presidente pareció sorprendido e insistió de que pensaba que serian más los invitados.  Yo, un poco confundido, le aseguré que había venido solo con el chofer de la compañía.   El rostro de Mandela se iluminó y dijo:

— “Ah! El chofer… Por supuesto!” — dicho esto se levantó y se dirigió nuevamente al pórtico donde se acercó al auto pidiendo hablar con el el chofer. Lo saludo con afecto preguntando su nombre y lo introdujo a la casa. Ofreció un lugar al chofer en la mesa redonda y aviso a la cocina:

— “Por favor, preparen desayuno para tres. Somos tres personas hoy”.

  

Peter quedo estupefacto.  Mandela viendo su desconcierto lo llamo de lado y en voz baja le dijo:

— “Peter. Hoy te he llamado para desayunar conmigo para que hablemos de como liderar esta nueva Sudáfrica.  Y lo más importante en este momento para nuestro país es que entendamos que el primer trabajo de un líder es dar valor a la gente.  Cuando nosotros los líderes damos valor a la gente, entonces ellos se valorarán a si mismos y recién entonces podrán crecer.”   

El Reino del Perro representa aquellos líderes que comprendieran que la habilidad de liderar se inicia con el acto de dar valor al ser humano. No podremos valorar realmente al otro hasta que aprendamos a valorar aquello que es diferente a nosotros. 

Las Hienas y los Perros se pueden parecer desde lejos pero representan mentalidades completamente diferentes y tienen respuestas muy dispares sobre el significado de Liderazgo. 

Te invito a seguir esta serie en Liderazgo Transformacional y conoceremos cual es uno de los mayores elogios que un líder efectivo puede recibir. 

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#5 – El Reino de la Hiena – No existen técnicas de liderazgo, lo que existen son formas de conceptualizar liderazgo.

#5 – El Reino de la Hiena – No existen técnicas de liderazgo, lo que existen son formas de conceptualizar liderazgo.

Para comprender el significado de Liderazgo primeramente debemos comprender que Liderazgo no es Management. No existen técnicas de liderazgo, lo que existen son formas de conceptualizar liderazgo.

Es frecuente encontrar ejecutivos para los cuales la definición de liderazgo es casi un misterio y no pocas veces vemos como el mismo concepto de liderazgo es mal interpretado en las organizaciones. No es fácil conceptualizar un arte pero por medio a una herramienta intelectual llamada “caja conceptualizadora” podremos comprender algo complejo y complicado de forma sencilla y clara. 

¿Alguna vez has escuchado decir “hay que pensar fuera de la caja”?  Seguramente lo has oído pues es una forma muy común de afirmar que tienes que pensar diferente. No obstante, a menudo nos quedamos con eso de “pensar fuera de la caja” pero sin lograr ningún tipo de pensamientos diferentes a aquellos que ya teníamos.  Esto es normal pues podemos desear pensar “fuera de nuestra caja” pero no lo logramos hasta obtener “otra caja” para pensar.  La mente no logra capturar ideas complejas sin “cajas conceptualizadoras”.  

En esta serie de Liderazgo Transformacional ya hemos dado varios pasos y ahora llegamos a la entrada de los “Cuatro Reinos del Liderazgo”.  

La mayoría de los expertos en liderazgo están de acuerdo con relación a qué es Liderazgo. Aquello que suele variar es la forma de explicar. Personas como John C. Maxwell, Manfred Kets De Vries, Jim Collins, Robin Sharma, Daniel Goleman y otros, hablan más o menos de los mismos conceptos utilizando diferentes “cajas conceptualizadoras”. Pueden haber muchas formas de explicar liderazgo pues es la más antigua y fundamental de las habilidades humanas.

 

Con “Los Cuatro Reinos del Liderazgo” te será mucho más fácil capturar la esencia de “qué es Liderazgo” y “como construir liderazgo”. 

Sin perder de vista los pasos anteriores te invito a entrar al primero de estos reinos, el Reino de la Hiena.

Cada uno de los Cuatro Reinos del Liderazgorepresenta una forma de pensar, una mentalidad, una forma de definir Liderazgo.  Cuando decimos que no existen técnicas del liderazgo  es porque liderazgo no es management, no podemos enfocarnos en usar técnicas para que la gente nos siga. Eso estaría muy incómodamente cerca al concepto de manipulación. Al comprender qué es liderazgo nos damos cuenta que antes que poseer “técnicas” es más importante observar como conceptualizas liderazgo. Pues así como piensas, así eres. 

El Reino de la Hiena representa el más bajo de los cuatro reinos y aquí no encontramos líderes, únicamente encontramos “jefes”.  

La mentalidad en este Reino se basa en el egocentrismo, en el ego no resuelto y en la idea de que Liderazgo deriva de la posición en la jerarquía organizacional.

La hiena representa a aquellas personas que creen (de forma consciente o inconsciente) que Liderazgo es la posición jerárquica, el titulo, el cargo. En este Reino encontramos aquellas personas que anuncian que fueron nombradas Presidente, Vice-Presidente, CEO, Director, Gobernador, Manager, Jefe de… etc., etc. y por lo tanto ahora son los líderes!  Y por lo tanto (según la lógica de las hienas) deben ser obedecidas por aquellos que están abajo suyo en el organigrama.  “Tengo el derecho  de ser obedecida” — afirma la hiena con sus palabras y/o actos. 

Liderazgo es influencia y en este Reino la única herramienta utilizada para influenciar es el cargo, la posición jerárquica.   Recurrir al poder formal del cargo es la más pobre de las formas de influencia y una que no demanda Inteligencia Emocional. El Ego es el centro del pensamiento de la hiena y no debería sorprendernos que esta es la fuente de grandes problemas en la organización y a nivel personal. 

Aquellos que creen que el Liderazgo proviene del cargo tienden a sentir una fuerte necesidad de aferrarse a su cargo.  ¿Porque?   Porque es la única fuente de influencia que poseen. Porque del cargo obtienen su seguridad (ademas de sus beneficios contractuales). Por lo tanto la hiena busca los beneficios del puesto, sus derechos y el poder formal para hacer su voluntad.  Recordemos que la esencia de la mentalidad de la hiena es el egocentrismo y que el Ego Personal es el gran enemigo del liderazgo

Con el tiempo las hienas pueden llegar a sufrir un tipo de trastorno psicológico que es una consecuencia lógica de su forma de pensar.  Este trastorno se manifiesta cuando ademas de aferrarse al cargo la hiena pasa a  “identificarse” con el cargo.  ¿Sabes con quien estás hablando?  Es una típica pregunta de la hiena.

Hace algún tiempo viajaba a menudo a Londres, Amsterdam y Paris por trabajo. Recuerdo una ocasión, en el aeropuerto de Schipol Amsterdam, cuando un hombre hiena muy nervioso se manifestó. Su vuelo estaba retrasado debido a una gran tormenta de nieve, cosa relativamente común durante los inviernos en la capital holandesa.  La encargada del balcón de KLM no podía hacer nada, pero este hombre levantaba la voz insistiendo para que la oficial de la linea aérea lo ayudara. En un momento de exasperación este hombre hiena dijo:

— “Señorita, usted debe ayudarme!  ¿¡Usted sabe con quien está hablando!? ¿¡Usted sabe quien soy yo?!”  

En ese momento la empleada de la linea aérea lo mira y con compasión responde:

— “Si señor. Lo ayudaré inmediatamente”.   Toma el micrófono y anuncia en la sala:

— “Atención pasajeros del vuelo KL789 a Londres. Se encuentra aquí en el balcón un pasajero que afirma no saber quien es. Si algún familiar o conocido se encuentra en la sala por favor acérquese inmediatamente al balcón para identificarlo.”

Esa hiena estaba identificada con su cargo, sea cual fuera el cargo que ese hombre ostentaba. Al final nadie supo quien era, pero él había pensado que su cargo podía ejercer poder sobre la funcionaria de la linea aérea. Cuando la hiena pregunta de forma retórica si “sabemos con quien estamos hablando” es porque está intentando arrastrarnos hacia su fantasía e intentando ejercer el poder formal que imagina tener sobre los otros, inclusive sobre aquellos fuera de su organización.

Al momento en que la hiena se identifica con el cargo su lucha es más encarnizada, pues teme perder no solamente el cargo (con todos los beneficios que este le otorga), sino teme aun más perder parte de aquello que ha pasado a ser su propia identidad.  

El cargo es la fuente de influencia y seguridad que tiene la hiena! El cargo es uno de las “etiquetas” que la hiena necesita para identificarse y tener auto-estima.  La hiena ha trabajado duro, por años, para ganar la posición que ocupa, con sus beneficios, status y aparente seguridad económica.  Y ahora que obtuvo la posición de “líder” nadie lo moverá de ahí! La hiena hará todo lo que pueda para defender lo que es “suyo”. Utilizará el propio cargo para ejercer y mantener su poder.

El problema en el Reino de la Hiena es que cuando las personas trabajan con un jefe enfocado en el ego, que devalúa constantemente a los otros y además se enfoca únicamente en sus derechos y beneficios, estas personas dan lo mínimo. La organización sufre de diferentes formas bajo una hiena, aquí apenas dos formas:

1 La hiena siempre recibe el mínimo esfuerzo de parte de su equipo.

2La hiena causa una gran Rotación de Personas en su organización.

Alta Rotación y recibir el mínimo esfuerzo es una formula para el fracaso en liderazgo. 

En la historia humana no se registra casos donde un grupo de personas dando lo mínimo han logrado grandes cosas.  Por eso podemos decir con toda certeza de que no existe una organización performando al nivel “8” si sus líderes están apenas a nivel “4”. Si el liderazgo es pobre, el desempeño será pobre. 

Es muy importante comprender que Liderazgo no es la Posición. Cuando comprendamos esto (con la mente y con el corazón) podremos cambiar de forma de pensar y conquistar el Reino de la Hiena. Unicamente conquistando este Reino podremos continuar nuestro viaje hacia el siguiente destino, el Reino del Perro.

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#4 – Resiliencia, una de las principales características del liderazgo transformacional

#4 – Resiliencia, una de las principales características del liderazgo transformacional

En esta serie sobre Liderazgo Transformacional ya hemos pasado por la engañosa Esfinge, identificado las 2 bases fundamentales para construir liderazgo y también hemos identificado al gran enemigo del liderazgo.  Si has leído estos artículos anteriores ya tendrás una mejor idea de qué es liderazgo y como construirlo.

Pero todavía falta camino para recorrer y te invito a continuar explorando una de las principales características del liderazgo

Una de las palabras que observa picos en los motores de búsqueda de Google luego de catástrofes naturales, atentados terroristas o posterior a cualquier evento suficientemente fuerte para abatir al espíritu de muchos, es “Resiliencia

Hablemos entonces de Resiliencia, una de las características fundamentales de un Líder.

La psicología define Resiliencia como “la capacidad que posee una persona para superar las circunstancias y periodos difíciles, reponerse y mismo ser transformada por ellas.” 

Es muy importante entender la Resiliencia pues al comprenderla nos será más fácil (o menos difícil) practicarla. 

Cuando observamos la historia vemos que todo verdadero Líder tuvo como base un proceso de desarrollo de Auto-Liderazgo.  

El Auto-Liderazgo lo definimos como “la habilidad que posee una persona para elegir la forma adecuada de pensar y desde ahí generar la actitud correcta para enfrentar los desafíos que se presentan ”. 

El Auto-liderazgo lleva a una persona al desarrollo completo de su potencial y está íntimamente ligado al concepto de Resiliencia.

 

La Paradoja Stockdale

 

No obstante, no debemos confundir Resiliencia con Optimismo. No se trata de motivación emocional o de pensar que todo estará bien, más bien se trata de “construcción de carácter”. La Resiliencia se construye.

Te comparto la historia del Vice-Almirante James Stockdale y la paradoja que lleva su  nombre.  Esta nos ayudará a comprender la diferencia entre Optimismo y Resiliencia.  

James Stockdale recibió la Medalla de Honor en la Guerra del Vietnam por su valentía y estoicismo como prisionero de guerra.  Su calvario tuvo inicio cuando el 9 de Septiembre de 1965 el avión caza que pilotaba fue impactado por una cohete antiaéreo y derribado.

Luego de eyectar y abrir el paracaídas James Stockdale vio abajo suyo una aldea. Decenas de hombres gritaban de jubilo y daban demostraciones de gran excitación allá abajo. Algunos de estos hombres disparaban sus armas intentando matarlo. Todos lo esperaban. En esos últimos dos minutos de libertad Stockdale se dijo a si mismo: “Esto será difícil y largo… Por lo menos serán cinco años…“. 

Stockdale se equivocó, pues no fueron cinco sino siete los años que debió soportar como prisionero de guerra. Sobrevivió en las peores condiciones imaginables y cuatro de los siete años estuvo en una celda solitaria, alumbrada por una lampara las 24 horas del día. El espacio de su celda era tan reducido que apenas lograba acostarse. Fue torturado 15 veces y como oficial de mayor rango debió asumir el liderazgo de los otros prisioneros en la infame prisión Hỏa Lò, conocida sarcásticamente como “Hanoi Hilton”. 

Muchos años después, ya siendo un hombre anciano, un consultor de negocios llamado Jim Collins lo entrevista:

– “¿Como has hecho para aguantar tanto, por tanto tiempo? ¿Que fue aquello que te sostuvo en situaciones tan extremas?”

– Stockdale sin dudar respondió – “Puedo decir con seguridad que aquello que me permitió enfrentar, y aguantar, esas situaciones tan difíciles fue el hecho de que nunca perdí la fe.  Nunca deje de creer y de estar convencido que seria capaz de lidiar con cualquier cosa que la vida me presentara.  Esa fe, esa certeza inquebrantable fue lo único que me sostuvo en esos momentos.” — reveló el viejo almirante.

El consultor continuó preguntando:

– Y ¿quienes fueron aquellos que sucumbieron primero? ¿Quienes fueron aquellos que no aguantaron y murieron antes?

– “Eso es fácil de responder” – dijo Stockdale para sorpresa de Collins  – “Los primeros a sucumbir fueron los optimistas!”

Escuchando esta respuesta el consultor se sorprende nuevamente y demuestra su confusión: 

“Los Optimistas?!” —“Pero usted me acaba de decir que fue su optimismo aquello que lo sostuvo…”

El viejo almirante recordando el horror de aquellos años se emociona y le dice:

 – “No. No he dicho que era un optimista. Dije que nunca había perdido la fe!  Fijate, son cosas diferentes:  Los optimistas decían “nos liberarán para Navidad”. Entonces navidad llegaba y continuábamos presos.  Luego decían “nos liberarán para Pascuas”. La Pascua llegaba y continuábamos presos. Cada vez más desesperados los optimistas decían “seguro seremos liberados en el Día de Acción de Gracias”… Y se pasaron muchas navidades, muchas pascuas y muchos días de acción de gracias… y continuábamos presos.  Los optimistas fueron los primeros a morir con el corazón roto. Morían de tristeza y depresión. Pero debes entender que el líder no es un simple optimista. El líder debe ser resiliente, no optimista.” — aclaró Stockdale. 

 

Las 3 funciones de un líder.

Pero sabiendo que su entrevistador era un consultor – Stockdale continuó explicando: 

— “El trabajo del líder se divide en tres partes: Primeramente el líder define la realidad, tal cual es.  Luego el líder es aquel que logra mirar al presente pero ver un futuro mejor.  Y finalmente el líder es aquel que después de definir la realidad y ver un futuro mejor, logra dar los pasos hacia ese futuro.”  

Resiliencia no se alimenta del optimismo, se alimenta de la fe, de la certeza de poder superar lo que sea. Resiliencia es “la capacidad que posse una persona, o un grupo, para superar las circunstancias y periodos difíciles, reponerse y continuar mirando hacia un futuro mejor.”

Si estás pasando por momentos desafiantes en lo laboral o en lo  personal, Resiliencia es lo que necesitas. Para ti y para aquellos que están contigo. El líder es resiliente y resiliencia se desarrolla practicándola.

Suscríbete al Newsletter para recibir información sobre liderazgo

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
× ¿Cómo puedo ayudarte?